Roma

RESEÑA
Foto por: Netflix

La película que le dio a Alfonso Cuarón el León de Oro de Venecia es un viaje emocionalmente exhaustivo que golpea de frente, como las olas de un mar abierto.

Por Mario Barreto / @mariorarara

Luego de triunfar en festivales importantes como Venecia y obtener todos los reflectores de Hollywood ganando el Oscar, Alfonso Cuarón tenía una deuda pendiente consigo mismo, el terminar su proyecto más personal que se volvería también el más ambicioso de su larga y ecléctica filmografía: Roma. Desde su título en mayúsculas y elegante tipografía retro que resalta del póster promocional, el octavo largometraje de Cuarón se presenta como algo épico, una premonición de lo que se está por ver apenas el proyector golpee la pantalla de cine en medio de la oscuridad.

Estrenada esta semana en menos de 50 salas como salida inicial, la película, adquirida por Netflix unas semanas antes del que habría sido su debut en el pasado Festival de Cannes (de cuya competencia fue retirada antes incluso de haberse anunciado, junto a otras piezas también estrenadas ya en streaming, como La balada de Buster Scruggs y El otro lado del viento), ha protagonizado un álgido debate fuera de las pantallas en torno a los modelos de distribución en los que las rebanadas económicas del enorme pastel que es la exhibición quedan por encima de los intereses cinematográficos.

Carlos Somonte/Netflix

Roma es tan abrumadora por su belleza como devastadora por el drama que presenta, lo cual habla de un filme complejo tanto en la trama como en sus emociones. Mucho más cercana al tono personal de Y tu mamá también que a sus otros fiilmes, Roma cuenta una historia en un nivel muy personal e íntimo que a su vez nos va hablando del México en el que se desarrolla, un país que en la década de los 70’s sufría cambios dramáticos (algunos naturales como el terremoto y otros premeditados como el “Halconazo” de jueves de Corpus, en el verano de 1971, sangriento epílogo del movimiento estudiantil que había estallado en 1968) una alegoría sobre lo que le pasa a Cleo, su protagonista.

Hablando de Cleo, la estupenda Yalitza Aparricio, quien esta semana encabezó la lista de la revista Time de las 10 actuaciones de 2018, superando en el rank a Rami Malek o Lady Gaga, es la que da vida al hermoso marco que es Roma, su interpretación del personaje da un realismo crudo al filme, una suerte de neorrealismo en el que vemos a una mujer mixteca sobreviviendo en la gran Ciudad de México, y sobre todo al retrato de la fuerza femenina que sostiene como un pilar inquebrantable a las familias mexicanas, propias y ajenas, de cualquier clase social.

En poco más de dos horas, Alfonso Cuarón logra meternos a su memoria reconstruyendo el México que él recuerda de niño a través del extraordinario diseño de arte de Eugenio Caballero, quien hace una recreación romántica de la Ciudad de México en la cual te quieres quedar a vivir (esa escena en el Teatro Metropólitan cuando aún era un cine es magia pura). Lo hermoso de Roma es que la belleza de lo visual contrasta con el duro y crudo retrato de la década de los setentas y el drama personal de Cleo. No se puede apreciar la luz si no existiera oscuridad.

Carlos Somonte/Netflix

Este filme te deja exhausto emocionalmente, te exprime los sentimientos como pocos filmes lo han logrado en años recientes, su última hora es hermosamente demoledora, en la que cada sentimiento te golpea como las olas del mar a Cleo. Cuarón utiliza impecablemente los grandes ángulos para maravillarnos con el México de sus recuerdos, pero sabe cuándo quitarnos todos los distractores del encuadre para enfocarnos en sus personajes, los cuales llenan la pantalla en cada escena gracias a su estupendo casting. La ausencia de música extradiegética en la cinta deja paso para que sean los sonidos de la ciudad los que nos hablen de las calle y lugares en los que caminamos junto a su protagonista.

Se podrá debatir sobre si esta es la mejor película de Cuarón a la fecha, pero no se puede negar que lo que Alfonso logra con Roma no lo habíamos visto en sus filmes anteriores; un cineasta en estado de gracia contándonos algo muy personal, haciéndonos partícipes de un recuerdo en el que la realidad se recrea con tintes fantásticos. ¿No es eso el cine después de todo?

Roma
México, 2018
Dir. Alfonso Cuarón
Con: Yalitza Aparicio, Marina de Tavira, Nancy García, Marco Graf
Estreno en México: 14 de diciembre, 2018

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.