UNA MUJER SIN FILTRO: la primera comedia mexicana del año

RESEÑA
Foto por: Videocine

Fernanda Castillo, Alejandro Calva, Flavio Medina, Mara Escalante y Carmen Aub protagonizan esta comedia mexicana.

Una Mujer sin filtro es el remake de la película chilena, escrita y dirigida por Nicolás López en 2016 que fue un éxito en su país y ahora llega a los cines en su versión mexicana, dirigida por Luis Eduardo Reyes (Qué pena tu Vida, 2016) y protagonizada por Fernanda Castillo.

Paz (Fernanda Castillo) es una mujer que reacciona con prudencia ante todo. No sabe decir que no, es incapaz de participar en un conflicto y casi nunca dice lo que piensa, para no lastimar a nadie. Desgraciadamente, quienes la rodean han abusado de su bondad y le han hecho sentir que no vale nada. En un par de días en los que el universo parece consipirar en su contra, explota todo lo negativo que hay en su vida; en su trabajo es reemplazada por una “influencer” (Carmen Aub), su novio (Alejandro Calva) y su hijastro le colman la paciencia y su “mejor amiga” (Sofía Niño de Rivera) es incapaz de escucharla por vivir metida en el celular. Paz empieza a tener un dolor de pecho muy fuerte y por azares del destino, termina con una especie de chamán, que aparentemente le suprime el filtro social y la obliga a expresar todo lo que realmente siente.

Fernanda Castillo en la película Una Mujer Sin Filtro

Este cambio y pérdida de filtro le traerá varios problemas a Paz, tal y como era de esperarse. Es en ese momento de la película cuando nos sentimos verdaderamente identificados con ella. La vemos hacer cosas que siempre hemos querido hacer, pero que la prudencia nunca nos ha permitido; desde incendiar el coche de un vecino porque es incapaz de bajar el volumen de su fiesta (no nos digan que nunca han pensado en hacer eso), hasta burlarse en la cara de la influencer que graba todo lo que le pasa o darle un buen puñetazo a la señora que no cede el paso en el tráfico.

Lo que nos cautiva de esta comedia es que lo cotidiano se torna protagónico: ir en el coche y que nunca te den el paso cuando lo pides educadamente, llegar a tu casa y encontrar problemas por resolver como el internet descompuesto, etc. Este tipo de situaciones adquieren un protagonismo que se sazona perfectamente con el humor sencillo que se presenta en la película.

La cinta tiene un ritmo lo suficientemente bueno como para mantener la atención de los espectadores. El lenguaje audiovisual, aunque no propone nada nuevo, funciona para cumplir el objetivo de esta película: entretener.

Da gusto ver a Fernanda Castillo en su primer protagónico en una película y la verdad es que como Paz, no nos queda a deber nada. De quienes esperaríamos un poco más son de los actores en papeles secundarios, que teniendo la oportunidad de enriquecer bastante la historia, en realidad terminan aportando poco, a excepción de Alejandro Calva y Sofía Niño de Rivera, que tienen momentos que incluso podríamos calificar como memorables.

¿Por qué vale la pena?

Cualquiera se verá reflejado en más de una de las reacciones de la “Paz sin filtro”, en las que explota ante las provocaciones del día a día y seguro que pasarán un buen rato frente a la pantalla.

¿Por qué no vale la pena?

Si buscan algo demasiado profundo o rebuscado, esta película no es para ustedes.

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.