La gran promesa

RESEÑA
Foto por:

El director de "Guten Tag, Ramón" vuelve a contar otra historia de aire internacional con elenco mexicano. Sin embargo, en esta ocasión el martillo no da en el clavo.

Por Fabiola Santiago / @FabSantiago_

Sergio, un prometedor fotógrafo (Juan Manuel Bernal) ve interrumpida su vida por 23 años, tiempo que pasa distanciado de su hija y en una existencia fantasmal como fugitivo. Tras ese lapso se le presenta una nueva oportunidad de recuperar el control de su destino. Ahora queda en él superar sus miedos o resignarse a continuar entre las sombras. Las balas y la adrenalina lo persiguen. A pesar de la guerra en la que está inmerso, consigue capturar el momento en que una madre recibe un tiro mientras aún amamanta a su hijo durante un enfrentamiento en Somalia. Sin saberlo, su propia existencia como la conoce está a punto de morir.

Lejos de ese paisaje, en Estados Unidos, su pareja lo espera con un avanzado y complicado embarazo. En la película La gran promesa el director Jorge Ramírez Suárez (Guten Tag Ramón) despega con una historia contada en clave de acción, para cambiar rápidamente al melodrama que guía la vida de sus personajes. Ambos géneros entran y salen de la cinta con rapidez, mientras vemos a Sergio dejar su carrera para ver el nacimiento de su hija sin lograrlo y, en su lugar, encontrarse con que la madre falleció durante el parto.

Así empiezan para él los infortunios, ya que pierde la custodia de la niña recién nacida ante el ex esposo de la madre y, desesperado, toma a su hija y huye con ella a México. Con ayuda de sus amigos Klaus (Gastón Yanes) y Elena (Alejandra Ambrosi) comienza su experiencia compartida como padre. A través de escenas que pretenden dar cuenta de esta crianza idílica, antes de su inevitable ruptura, observamos lo que pudo haber sido si la policía no hubiera ido tras él. Pero el momento llega y Sergio debe tomar la decisión de dejar a la pequeña Stella en manos de sus amigos y desaparecer.

23 años después y con el espíritu roto por esa decisión, poco queda del fuerte fotógrafo de guerra. Convertido en un despojo de lo que fue, luego de pasar décadas escondido y solo, Sergio recibe una visita y la esperanza de que su hija ya adulta (Ilithya Manzanilla), aún lo recuerda y lo espera.

Aún con dudas y con gran incertidumbre, Sergio va despojándose del miedo en el camino de regreso a México, en el que también conoce a una joven (Sofía Espinosa), quien lo reta y estimula a recuperar su vida y a cumplir la promesa de volver a casa.

Aunque la actuación de Juan Manuel Bernal es destacable, no es suficiente para sostener con fuerza la película, pues hay pocos personajes fuera del suyo que reflejen la misma complejidad y resultan un tanto estereotípicos: el malo es un villano sin motivos claros o convincentes, la chica ruda lo refleja desde su lenguaje y los aliados del héroe son incondicionalmente buenos. El lenguaje audiovisual también responde a lo convencional de los géneros que aborda, por lo que como espectador es complicado comprometerse con una película que parecen ser varias.

Las funciones que La gran promesa pudo haber cumplido quedan a mitad del camino: difícilmente conmueve, pues los dilemas no son siempre verosímiles y en seguida se interrumpen por una acción, que igual se apaga pronto y poco entretiene.

 

FICHA TÉCNICA

La gran promesa, México, 2017

Dirigida por Jorge Ramírez Suárez

Escrita por Klaas Bense y Jorge Ramírez Suárez

Reparto: Juan Manuel Bernal, Sofía Espinosa, Sam Trammell, Alejandra Ambrosi, Héctor Kostifakis

Duración: 120 min.

 

TRAILER

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.