EL CÍRCULO explora el lado peligroso de la tecnología

RESEÑA
Foto por: EuropaCorp
2017-08-11

La película, protagonizada por Emma Watson y Tom Hanks, debe ser una de las peores del año.

En El Círculo (The Circle, 2017) Emma Watson interpreta a Mae, una joven cuya vida cambia cuando logra ser contratada para atender el servicio de atención al cliente de la empresa Circle, un gigante de la tecnología que remite a la importancia de Google, Apple o Facebook. Instalaciones de primer nivel, un CEO cool (Tom Hanks) y una nueva propuesta tecnológica revolucionaria son parte de la compañía que, primeramente, parece ser de ensueño para Mae. Pero El Círculo se dispondrá a exponer los peligros de los avances en tecnología, pretendiendo ser una mordaz crítica al mundo actual, ese adicto a las redes sociales. 

La gran propuesta de la empresa es una micro cámara que ayudará, entre otras cosas, a que los activistas puedan grabar y denunciar abusos sin que nadie se de cuenta. Uno de los temas que toca El Círculo es la transparencia de los servidores públicos, sin embargo muy pronto la película se termina enfocando en el desarrollo del personaje de Watson, algo que nos deja claro una importante falta de atención en el guión dado que toda la situación de Mae resulta inverosímil. 

También te podría interesar: BABY: EL APRENDIZ DEL CRIMEN es la perfecta combinación de acción, música y romance

El Círculo crea un escenario intrigante de ciencia ficción: Mae se pondrá una micro cámara y le compartirá a toda la red de Circle su vida personal, durante casi las 24 horas del día (algo así como un Big Brother para la era de las redes sociales). El problema es que las motivaciones detrás de esta decisión son totalmente ridículas. Al principio de la cinta Mae es presentada como una chica inteligente, e incluso parece que está a punto de descubrir el lado turbio de su empresa, pero cuando dedice dar uno de sus usuales paseos en kayak - aunque sin el permiso de los encargados - pone en peligro su vida y es salvada gracias a las cámaras que estaban puestas en secreto.

Así Mae se convertirá, de la noche a la mañana, en una firme creyente del proyecto de Circle que va en contra de la privacidad. De igual forma Mae pasa a proponer que todo ciudadano que quiera votar sea obligado a entrar a la red de Circle, algo que da paso a una especie de totalitarismo en el que las personas que no son de la red serán literalmente perseguidas. "¿Por qué no?", debieron pensar unos guionistas sin ningún interés por hacer convincente el giro radical en la personalidad de la protagonista. Lo peor es que cuando uno de los amigos de Mae (interpretado por Ellar Coltrane) es afectado por la red, el filme presenta su reflexión moralina - obviamente con Mae mostrando una actitud diferente - sobre el peligro de usar la tecnología irresponsablemente. 

¿Por qué vale la pena verla? Tiene algunos destellos interesantes que cuestionan nuestra necesidad de compartirle al mundo cada momento de nuestra vida privada, a través de las redes sociales.  

¿Por qué no vale la pena verla? El resto es ciencia ficción que se olvida de nociones y personajes convincentes, aunado a que desperdicia a un elenco lleno de talento. Ellar Coltrane de Boyhood (2014) y John Boyega de Star Wars: El despertar de la fuerza (Star Wars: The Force Awakens, 2015) merecían más presencia, mientras que Tom Hanks y otros como Patton Oswalt simplemente cobraron su cheque sin ninguna otra preocupación. Watson, por su parte, poco puede hacer con uno de los personajes peores desarrollados en lo que va del año. 

También te podría interesar: VALERIAN: Ciencia ficción con espíritu juvenil

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.