Creed 2

RESEÑA
Foto por: Warner Bros. Pictures

Una adición emocionante y sólida a la franquicia del boxeador, que funciona tanto como secuela, como película de género.

Por Iván Romero / @Chivancillo

Han pasado tres años desde la última vez que vimos a Adonis Creed (Michael B. Jordan) perder en combate, y ahora, después de muchas peleas, se ha convertido en el campeón mundial de peso pesado del CMB (Consejo Mundial del Boxeo), es la estrella del momento y está a punto de dar un paso importante en su relación con Bianca, su novia. No es sino hasta el momento en que fantasmas del pasado lo visitan y surge ni más ni menos que la oportunidad de pelear con el hijo del ruso Ivan Drago (Dolph Lundgren), el boxeador que mató en el ring a Apollo Creed, su padre, muchos años atrás, que Adonis se enfrentará a una serie de factores que lo llevarán a decidir si pelear por vendetta personal o por mantener su estatus como deportista.

El enterarnos de la ausencia en la dirección de Ryan Coogler para Creed II: Defendiendo el legado (Creed II, 2018), después de que llevara a buen puerto a la anterior entrega en el 2015, teniendo una muy buena respuesta en crítica y taquilla, mantuvo escépticos a los fans que anhelaban otro capítulo en la vida de Creed Jr. y de su entrenador Rocky (Sylvester Stallone) de la misma calidad. El asunto fue que gracias a sus compromisos con Pantera Negra (Black Panther), Coogler solo se quedó en la producción y la elaboración del guion; entonces fue que se puso bajo la batuta el prácticamente desconocido, Steven Caple Jr. Las buenas noticias eran que el cast original regresaba y ahora, viendo el resultado, podremos apostar que la audiencia quedará satisfecha y ansiosa quizá por una tercera entrega.

Warner Bros. Pictures

Algo que les advertimos es que aquí no encontrarán ninguna novedad, es predecible desde su póster y su ambiciosa premisa, la cual es más fan service que otra cosa, pero Caple se mantiene fiel a la fórmula, sabiendo qué funciona y qué no, manejando el factor ‘’expectativa’’ a favor del espectador, es decir, gracias a peleas hábilmente coreografiadas, nos introduce en ellas, nos hace sudar, ponernos nerviosos y olvidamos por un momento que estamos ante una ficción y eso es su mayor logro. Creed 2 es emocionante, maneja un buen ritmo y un balance correcto entre historia y la acción que tanto anhelamos.  

La elección del director fue un acierto y su labor no dista mucho del trabajo de Coogler; ambos saben contar una historia y consiguieron que la esencia de aquel original del 76 se mantenga. El guion desarrolla lo suficiente a los personajes principales y les da conflictos morales sólidos, por lo que tanto Tessa Thompson como Jordan se lucen como actores y nos permiten entrar a su intimidad, pudiendo así conocerlos más. El arco narrativo del personaje de Rocky pudiera parecer limitado, pero no, su presencia es importante debido al pasado de su personaje y esto lo vuelve relevante, y al final hay una conexión importante con otra entrega de la saga. Por otro lado, a la familia Drago la dejan un poco al lado y parecieran más los villanos vengadores, que unos personajes resentidos y con una ambición de éxito o un vacío familiar tremendo, de momento se toca, pero no se profundiza lo suficiente.

Warner Bros. Pictures

En conclusión, Creed II es al igual que su primera parte, un filme de género, lleno de elementos shakesperianos (un comentarista de deportes se refiere justo a esto al principio de la trama) tales como orgullo, venganza, legado, aderezado de música, nostalgia y bastante corazón.

¿Para cuando la tercera?

Creed II: Defendiendo el legado
Creed II

Estados Unidos, 2018
Dir. Steven Caple Jr.
Con: Michael B. Jordan, Sylvester Stallone, Tessa Thompson, Dolph Lundgren
Estreno en México: 1 de enero, 2019

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.