BLADE RUNNER 2049, una secuela que no decepcionará a los fans

RESEÑA
Foto por: Columbia Pictures

Denis Villeneuve logra explorar nuevo territorio y también expandir lo visto en la película original de 1982.

Cuando se confirmó en 2015 que Denis Villeneuve iba a dirigir la secuela del clásico Blade Runner (1982), la cual se comenzó a desarrollar muchos años atrás, era difícil saber qué esperar. Hasta ese momento no habíamos visto prácticamente nada de Villeneuve relacionado con el complicado género de la ciencia ficción, aunque ciertamente su calidad como director estaba más que comprobada gracias a cintas como Intriga (Prisoners, 2013) y Enemigos idénticos (Enemy, 2013).

Sin embargo, cuando a finales del año pasado se estrenó La llegada (Arrival, 2016), fue evidente que Blade Runner 2049 (2017) estaba en buenas manos, dado que ese filme con Amy Adams se erigió como una excelsa propuesta de ciencia ficción en la que las ideas eran muchísimo más importantes que los efectos especiales; algo raro en el Hollywood de la actualidad. El hecho de que el veterano cinefotógrafo Roger Deakins, quien había sido nominado al Oscar por su trabajo con Villeneuve en Intriga y Sicario (2015), iba a estar laborando en Blade Runner 2049 también fue un buen indicio para que los fans de la original no se preocuparan por los planes del estudio. 

Afortunadamente, les podemos decir que Blade Runner 2049 no decepciona en lo absoluto al tratarse de una secuela que, para empezar, no es un clon de la original (eso se lo dejamos a J.J. Abrams y Star Wars: El despertar de la fuerza, su remake no oficial del Episodio IV). Por si fuera poco, Blade Runner 2049 va relacionando gradualmente a los nuevos personajes con los protagonistas de la original, de una manera enriquecedora, aunado a que se continúan explorando los temas que inicialmente pusieron a Blade Runner en otro nivel de ciencia ficción. 

La trama se desarrolla 30 años después de los eventos de la original. Mucho ha cambiado pero todavía existen blade runners que se dedican a "retirar" a los replicants, en este caso a los de una generación anterior que aún no estaban diseñados para obedecer a los humanos. Ahí entra nuestro protagonista, un blade runner replicant de nueva generación (K, interpretado por Ryan Gosling) que al cumplir con su trabajo se encuentra con los restos de una mujer que, aparentemente, murió al dar a luz. Lo increíble del asunto es que dicha mujer era una replicant, por lo que el hecho de que pudiera procrear podría alterar el orden del mundo. Entonces la misión de K es encontrar y eliminar al hijo para que nadie se entere del "milagro". 

También te podría interesar: Harrison Ford a través de sus películas

Al hacer de su personaje central un blade runner que está consciente de su realidad como replicant, Blade Runner 2049 explora un nuevo territorio. La relación sentimental de K con una mujer holograma (Ana de Armas) es también bastante interesante y la añade otra capa al tema existencial del filme. K tendrá problemas para cumplir con su misión porque considera que cualquier niño que ha sido procreado tiene "alma", mientras que los replicants como él simplemente fueron programados, con memorias falsas incluidas. Blade Runner 2049 abre la interrogante sobre quién es en realidad el personaje de Gosling, en un movimiento que trae resultados verdaderamente poderosos. 

Blade Runner 2049 tiene muchos guiños a la original, como el cameo de Edward James Olmos en su papel de Gaff, pero a diferencia de otros meros fan services, en la cinta de Villeneuve la conexión entre la historia del presente y el pasado es el núcleo de todo. Es imposible hablar más de esto sin caer en los spoilers, pero basta decir que la participación del gran Harrison Ford, nuevamente como Rick Deckard (ahora retirado como blade runner), es de vital importancia y bastante intrigante para los seguidores de la cinta ochentera de Ridley Scott.  

¿Por qué vale la pena verla? Blade Runner 2049 es visualmente espectacular - tanto que Deakins ya se perfila como favorito para el Oscar - y nuevamente las ideas sobre lo que significa ser humano pesan más que todo. Esa era la esencia de la original, así que difícilmente los fans se sentirán decepcionados. 

¿Por qué no vale la pena verla? Es obligado ver primero Blade Runner, de lo contrario el sentido de ambos filmes perderá fuerza. Así que si no has visto la original, hazlo, y si te gusta, automáticamente vas a querer conocer el destino de Rick Deckard. 

También te podría interesar: Películas que mejoran con el corte del director

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.