Belzebuth

RESEÑA
Foto por: Videocine

Una buena película de terror con tintes de thriller policíaco.

Por Jonathan Eslui / @JonathanEslui

El terror es uno de los géneros cinematográficos más populares en México y también es uno que tiene dignas representantes nacionales, entre las cuales se coloca Belzebuth con su historia sobre un atormentado agente de la policía que debe investigar una serie de perturbadores homicidios que tienen lugar en la frontera de México con Estados Unidos y que parecen estar ligados a la llegada de un antiguo demonio que puede traer el mismísimo infierno a la Tierra.

Con su cuarto largometraje como director, Emilio Portes incursiona de lleno en el cine de terror con el que ya había coqueteado con buenos resultados en esa delicia satírica que es Pastorela (2011). Tal como pasó en esa cinta, aquí recurre a los servicios del talentoso Joaquín Cosío como protagonista, ahora como Emmanuel Ritter, representante de la ley mexicana que en esta ocasión no es un agente judicial, sino un agente dedicado a resolver casos en la zona limítrofe del país.


Videocine

Belzebuth, el señor de las tinieblas, amenaza con muerte y caos. Ritter, por su parte, es un rudo personaje cuyo primer hijo es asesinado brutalmente dentro de un hospital a minutos de haber nacido. El hecho traumático marca su vida, y 5 años más tarde, el evento parece estar relacionado a otros asesinatos en los que las víctimas también son niños pequeños. Como es de suponerse, el agente estará a cargo de su investigación.

Conforme avanza su pesquisa, el escéptico Ritter va descubriendo que los demonios existen y que su maldad puede afectar a las personas, pero también consigue aliados útiles que le ayudarán a resolver un siniestro misterio para el cual no está preparado y que requerirá no solo de sus capacidades como policía, sino también de su fe. Aquí somos testigos de una de esas veces en las que un personaje inesperadamente se encuentra en medio de la ya vieja batalla entre el bien y el mal, sin saber cómo actuar, viéndose obligado a enfrentar primero a sus demonios personales.

La frontera de México con Estados Unidos –y en general la zona norte del país– resultan en escenarios atractivos para contar historias, siendo sobre narcotraficantes (y diversas caras del crimen organizado) o acerca de la terrible situación de los migrantes muchas de las más recientes. Es por eso que la trama sobre posesiones demoniacas y sangrientas muertes de Belzebuth se vuelve más atractiva, al presentar una situación que no suele insertarse en ese contexto.


Videocine

En esta producción, vemos una clásica historia de terror con fuerzas demoniacas al acecho, aderezada con elementos propios del thriller policiaco, presentando a compañeros improbables gracias a una meta en común. La película funciona bien: logra mantenerte en suspenso mientras esperas para saber qué más pasará y cómo concluirá. Las secuencias de asesinatos logran tener ese efecto perturbador que uno esperaría, y lo consiguen sin ser tan gráficas. Mención aparte para aquella con la que abre el filme, advirtiéndonos que veremos maldad pura.

Joaquín Cosío  hace un gran trabajo y logra que nos interesemos por su personaje, por el cual es fácil sentir cierta empatía: después de todo, es alguien que pasa por una tragedia e intenta seguir adelante. Otro elemento a destacar es la partitura musical de Aldo Max Rodríguez, quien supo crear atmósferas sonoras adecuadas para cada escena. También es un buen pretexto para ver al veterano Tobin Bell en un papel que no es el de su Jigsaw en la franquicia de Saw.
 

Belzebuth es una producción profana y sobrenatural que, además de generar tensión, logra cumplir con su principla objetivo: entretener.

Belzebuth
México, 2019
Dir. Emilio Portes
Con: Joaquín Cosío, Tobin Bell, Giovanna Zacarías, Tate Ellington, Yunuen Pardo, José Sefami
Estreno en México: 11 de enero de 2019

 

Te pueden interesar:

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.