Ahí viene Cascarrabias

RESEÑA
Foto por: Corazón Films

Tocando el corazón de los nostálgicos, la adaptación cinematográfica de la caricatura de hace casi medio siglo (¡!) devela que todo villano tiene un pasado.

Por Rosalina Piñera | @RossPinera

Cuando despertamos, el dragón todavía estaba ahí... Y seguía estornudando y chamuscando a su irascible y bigotón amo. A casi cinco décadas de su estreno en televisión, la serie de dibujos animados cuyo título advierte: Ahí viene Cascarrabias (Here comes the Grump, 2017), arriba a la pantalla grande.

Han pasado casi 50 años y el mago gruñón y su inseparable compañero de fechorías, el reptil volador, aún persiguen a la princesa Amanecer, al joven Terry y al esférico perro Big para impedir que den con el paradero de La Cueva de las Orquídeas Susurrantes. En esa gruta se halla escondida la Llave Mágica que terminará con la Maldición de la Melancolía que ha caído sobre el reino de la bella Amanecer.

Los estudios Ánima, que cuentan en su haber con Magos y gigantes (2003) y La leyenda de la Llorona (2011), abren nuevamente el baúl de los recuerdos, como lo hicieran con otra antigua serie –Don Gato y su pandilla– para traer de regreso a los entrañables personajes que viven inmersos en insólitos mundos de objetos animados y atmósfera psicodélica: Globolandia, El bosque encantado, El mar de Limonada o Zapatilandia. La caricatura original de Ahí viene Cascarrabias fue ideada por el veterano animador Friz Freleng, creador de Bugs Bunny, Speddy González, Sam Bigotes y La Pantera Rosa (esta última lo hizo ganador de un Óscar). Ahí viene Cascarrabias fue producida por la compañía de animación DePatie-Freleng Enterprises en 1969 y solo estuvo al aire durante una temporada.

Bajo la batuta del director mexicano Andrés Couturier (El Santos vs. La Tetona Mendoza, Don Gato: el inicio de la pandilla) se retoma la odisea que lleva a los personajes por territorios surrealistas. En ese cosmos confluyen universos paralelos y laberínticos mundos imaginarios, de lógica imposible al estilo del artista holandés M.C. Escher. Castillos encantados, un dragón atolondrado y un villano que refunfuña a cada rato, aderezados con humor de golpe y porrazo. Regresan a la memoria todos los apelativos con los que Cascarrabias se refería a su criatura voladora (y que permanecen en el imaginario colectivo): dragón pazguato, torpe lagartija o cabeza de chorlito.

Tocando el corazón de los nostálgicos, la adaptación cinematográfica de Ahí viene Cascarrabias devela que todo villano tiene un pasado. Alguna vez el mago enojón fue un ser feliz y sembrar la alegría en el mundo era su ilusión. ¿Qué detonó su amargura? ¿Por qué se desató la Maldición de la Melancolía? ¿Cómo se conocen la princesa Amanecer y Terry? ¿Cómo es la Cueva de las Orquídeas Susurrantes? Esos y otros enigmas son esclarecidos en esta cinta donde hay cabida para un humor ideal para los más pequeñitos, mensajes de WhatsApp, emoticones y una que otra Selfie.

La versión en español de Ahí viene Cascarrabias cuenta con las voces de Ricardo Tejedo (Cascarrabias), Camila Sodi (Princesa Amanecer) y Mauricio Barrientos "El Diablito" (Pájaro GP Scuezo), entre otros. En inglés, Ian McShane, Lily Collins y Toby Kebbell dan vida a los personajes principales. Recuerden, Cascarrabias ya está aquí.

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.