¿Por qué le siguen dando trabajo a Jared Leto?

NOTA
Foto por: https://batman-news.com/2015/09/27/jared-leto-teases-his-chilling-joker-performance-in-suicide-squad

Hace mucho tiempo, en el lejano año de 1999, el vocalista de una banda de rock de nombre Thirty Seconds To Mars tuvo un pequeño papel en una de las mejores películas de David Fincher: El club de la pelea (Fight Club, 1999). Fue un papel muy pequeño, básicamente se veía bonito y era la razón por la cual el narrador se ponía celoso y terminaba por romperle la cara de una manera muy brutal, y aunque ya había tenido otras apariciones en Leyenda Urbana (Urban Legend, 1998) y en La delgada línea roja (The Thin Red Line, 1998) fue en este papel donde empezó a darse a conocer.

Durante varios años actuó en grandes películas dando unas tremendas actuaciones, la más notable en Requiem por un sueño (Requiem for a Dream, 2000), donde interpretó a un junkie que pasa por todos los momentos de una adicción severa teniendo unos momentos verdaderamente aterradores, y aunque tuvo uno que otro desatino, su paso por la primera y segunda década del 2000 fue bastante buena, eso claro, hasta que el señor rockstar decidió ponerse creativo con su interpretación del Guasón para El escuadrón Suicida (Suicide Squad, 2016).

Jared Leto como el Guasón sonriendo

Una cosa es ser un actor de método como Daniel Day-Lewis que no se baja de la silla de ruedas para hacer Mi pie izquierdo (My Left Foot, 1989) o tener una personalidad insoportable como Klaus Kinski, y otra muy diferente es hacer toda la sarta de payasadas que les hizo Leto a sus co-estrellas. Dicha lista pertenece al apartado de "Qué no hacer" en el Manual de Recursos Humanos de cualquier empresa; mandar condones usados, un cerdo muerto, una rata viva, hacer que todo el mundo se refiriera a él como “Mr. J” y no olvidemos lo ridículo de su vestuario y los tatuajes que lo hacían ver más como un pandillero en lugar del Príncipe Payaso del Crimen.  

Y si todos estos trucos hubieran funcionado y hubiéramos tenido al mejor Guasón del cine, como que lo hubiéramos perdonado, pero lo que vimos en pantalla puede ser la peor versión del Guasón en cualquier medio, y eso que existe un cómic donde el Guasón se arranca la cara y se la vuelve a engrapar, así que ustedes dirán que tan mala salió la actuación.

Jared Leto como el Guasón, despeinado y sucio

Después de todo esto uno esperaría que nadie más quisiera volver a trabajar con este sujeto o mínimo que las productoras le pusieran un "estate quieto". Pues no, no sólo le dieron un papel protagónico en la secuela de Blade Runner, parece ser que también habrá una segunda parte para Suicide Squad y también corre el rumor de que Harley Quinn tendrá su propia película con Jared Leto y sus tatuajes.

La moraleja del cuento es que no importa lo patán que se porte un actor, si Hollywood decide que él va a ser famoso, lo vas a ver hasta en la sopa.

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.