Películas en Netflix para llorar a moco tendido

NOTA
Foto por: Sony Pictures

Si lo tuyo es sentarte enfrente de la pantalla a ver Netflix y llorar como Magdalena, entonces estas películas son para ti.

Ya se acerca esa fecha que aman todas las parejitas felices que viven en su universo rosa y no conocen la soledad y el desamor, el 14 de febrero o día de San Valentín. Pero para el resto de la humanidad forever alone preparamos una lista de películas disponibles en Netflix para que lloren amargamente en tu soledad.

Precious (2009)

Cuando alguien dice que “sufre como Precious” sabes que sí le está pasando algo muy pesado. Precious pasa casi toda la película viviendo infinidad de abusos y desgracias. Desde su madre hasta la gente de la calle la tratan con la punta del pie. Es casi imposible ver esta película sin soltar una lágrima. 

La vida es bella (La vita è bella, 1997)

"Buongiorno principessa!", éste es un clásico para la lloradera. La cinta trata de vendernos la idea de que hasta en el peor lugar del mundo puedes encontrar un poco de felicidad, claro... hasta que llega el final y todos lloramos con ganas.

12 años de esclavo (12 Years a Slave, 2013)

Parecería que Solomon, tiene una gran vida, una bonita familia y un gran trabajo hasta que todo se viene abajo y lo vemos pasar por las peores torturas imaginables. Aunque sí tiene un final relativamente feliz, no le quita que acabamos con los ojos rojos de tanta lágrima.

Sólo un sueño (Revolutionary Road, 2008)

El amor es algo que hace felices a varias personas, pero a Leo y Kate nunca les ha funcionado. En esta cinta no es un iceberg lo que impide que sean felices, en esta ocasión es la rutina, el tiempo y el cansancio de ver todos tus sueños frustrados porque tienes que mantener una relación, aunque te esté matando por dentro. Si te identificas con esta situación te recomendamos que veas la película con una caja de Kleenex a la mano.

 ¿Quién ama a Gilbert Grape? (What’s Eating Gilbert Grape?, 1993)

Pero como no todo en la vida es horrible, también se vale llorar por otras razones, como esta cinta que nos enseña que por más mal que te esté tratando la vida, siempre vas a tener pequeños momentos que te hacen seguir tratando. Además, tiene a Leonardo DiCaprio de joven y actuando de una manera bastante decente.

Quédate a mi lado (Stepmom, 1998)

Una mamá que tiene que decirle adiós poco a poco a sus hijos, porque está muriéndose de cáncer. Si a la fecha no han visto esta película con una copa de vino en mano y abrazando a su mamá, no entendemos ni siquiera para qué pagan su suscripción a Netflix. 

La decisión más difícil (My sister's keeper, 2009) 

Kate es una niña pequeña con cáncer, y para intentar salvar su vida, sus papás conciben a Anna (Abigail Breslin) quien desde que nació, pasa por un sinfín de operaciones para poder ayudar a su hermana a sobrevivir. Ahora, Anna está demandando a sus papás para lograr la emancipación médica y no tener que donar nada más a su hermana ni ser sometida a otra cirugía. La posición de todos los involucrados es bastante complicada y dolorosa. 

Siempre a tu lado (Hachi: A Dog's Tale, 2009)

Siempre que incluyen un perro en la fórmula de la película y éste animalito se ve involucrado en algún tipo de sufrimiento, nuestra dosis de llanto aumenta considerablemente. Hachiko es la mascota más fiel que cualquiera podría tener y ver cómo espera afuera de la estación del tren a su dueño (aún cuando éste ya falleció) nos parte el corazón en mil pedazos. 

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.