Los mejores usos de música clásica en el cine

NOTA
Foto por: Fuente: cineactual.net

Cine para tus oídos.

La música es una de las partes más importantes de una película. No importa qué tan bien esté filmada y editada una escena si la pieza que se utiliza para musicalizarla está mal escogida. A lo largo de la historia del cine, la música clásica ha sido utilizada en incontables ocasiones como banda sonora, y muchos cineastas han preferido a los clásicos para musicalizar sus cintas en lugar de componer un soundtrack original. A continuación te presentamos una lista con algunos de los mejores usos de música clásica en el cine:

Also sprach Zarathustra, Op. 30 en 2001: Odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968)

Stanley Kubrick siempre tuvo una debilidad por la música clásica, utilizándola en toda su filmografía de manera magistral. Desde el escalofriante uso de la 9ª Sinfonía de Beethoven en La naranja mecánica (A Clockwork Orange, 1971) hasta El Danubio Azul y la ahora legendaria Also sprach Zarathustra en 2001: Odisea del espacio (2001: A Space Odyssey, 1968), Kubrick mostró siempre un gusto impecable para musicalizar sus películas. Esta última, compuesta por Richard Strauss y utilizada como tema de la cinta, se ha convertido en un himno mundial, y ha sido reutilizada en infinidad de películas y series.

Concierto para violín en re mayor Op.77 en Petróleo sangriento (There Will Be Blood, 2007)

Compuesto por Johannes Brahms, este concierto para violín cierra la sensacional película de Paul Thomas Anderson Petróleo sangriento (There Will Be Blood, 2007), en la que Daniel Day-Lewis interpreta a un implacable minero convertido en petrolero dispuesto a todo por hacer negocio. La fuerza y la energía de esta pieza funcionan a la perfección con la agresión y locura que Daniel Plainview va desarrollando a lo largo de la cinta.  

“Troika” de El teniente Kijé en Amor y muerte: La última noche de Boris Grushenko (Love and Death, 1975)

Woody Allen es otro director que se caracteriza por su impecable gusto para musicalizar sus películas. En Amor y muerte: La última noche de Boris Grushenko (Love and Death, 1975), su genial parodia/homenaje a los clásicos de la literatura rusa está íntegramente musicalizada con piezas de Sergei Prokofiev, compositor de principios del siglo pasado. Los créditos iniciales son acompañados por la pieza “Troika”, que es el cuarto movimiento de El teniente Kijé. A lo largo de la película se pueden escuchar otras piezas de Prokofiev, Mozart y Boccherini.

Cabalgata de las valquirias en Apocalipsis ahora (Apocalypse Now, 1979)

Esta legendaria pieza de Richard Wagner fue inmortalizada por Francis Ford Coppola en su clásica Apocalipsis ahora (Apocalypse Now, 1979). La escena, en la que un escuadrón de helicópteros lleva a cabo un implacable ataque aéreo contra una pequeña aldea vietnamita, se ha convertido en un ícono de la cinematografía, en gran parte gracias a la ominosa y épica pieza musical que la acompaña. La combinación de música en los altavoces y las explosiones aterroriza a los pobladores de la aldea que huyen de la masacre.

Sinfonía No. 7, segundo movimiento en El discurso del rey (The King’s Speech, 2010)

Acompañado del sensacional segundo movimiento de la Sinfonía Número 7 de Beethoven, el rey Jorge VI de Inglaterra le habla a sus compatriotas y le declara la guerra a la Alemania Nazi a través de una transmisión radiofónica en 1939. Se trata de la última secuencia de El discurso del rey (The King’s Speech, 2010), estelarizada por Colin Firth y dirigida por Tom Hopper, que gracias al incremento de intensidad de la pieza se convierte en una de las partes más conmovedoras de la cinta.

Música nocturna de las calles de Madrid Op.30 en Capitán de mar y guerra: La costa más lejana del mundo (Master and Commander: The Far Side of the World, 2003)

Esta maravillosa y subvalorada película tiene unos de los mejores soundtracks de música clásica del cine. Dirigida por Peter Weir y protagonizada por Russell Crowe y Paul Bettany, la cinta cuenta las aventuras del capitán Jack Aubrey (Crowe), que al mando del barco HMS Surprise se lanza a la cacería del enorme y terrorífico Acheron, joya de la flota napoleónica. Aubrey y el doctor Maturin (Bettany), que tienen un química inigualable en pantalla, interpretan a dos mejores amigos que además de una carrera naval comparten el gusto por tocar música. La última escena de la cinta nos muestra a los dos personajes interpretando Música nocturna de las calles de Madrid, de Luigi Boccherini.

Preludio de Tristán e Isolda en Melancolía (Melancholia, 2011)

De nuevo Richard Wagner, esta vez con el preludio de su famosa ópera Tristan e Isolda, que el director Lars von Trier utilizó como tema recurrente para su magnífica Melancolía (Melancholia, 2011). Protagonizada por Kirsten Dunst, este drama con elementos de ciencia ficción narra la desastrosa boda de una mujer depresiva mientras un misterioso planeta se acerca a la Tierra y amenaza con destruir nuestro planeta. Visualmente espectacular y magistralmente musicalizada, la pieza de Wagner parece mandada a hacer para la cinta.  

Má Vlast, Vltava en El árbol de la vida (The Tree of Life, 2011)

La bellísima El árbol de la vida (The Tree of Life, 2011) de Terrence Malick no solamente tiene uno de los mejores trabajos fotográficos de Emmanuel Lubezki, también tiene una de las bandas sonoras más conmovedoras del cine. La pieza Vlatva, parte del conjunto de poemas sinfónicos Má Vlast, del compositor checo Bedrich Smetana, sirve para musicalizar una secuencia titulada Niñez, que explota visual y musicalmente gracias a la impecable edición realizada al compás de la música.

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.