Controversia y traición: ¿por qué la polémica sobre Narcos: México?

NOTA
Foto por:

La serie sobre los capos de la droga latinoamericana inicia su temporada mexicana envuelta en controversias: ¿es Narcos apología o exploración de nuestros demonios?

Por Luis Miguel Cruz / @luigi_atlante

 

La droga. Por mucho tiempo, un tema tabú en la pantalla chica; hoy, tema recurrente en una televisión contemporánea cada vez más crítica, comprometida y controvertida, cada vez con más ganas de provocar. Esto ha llevado a la exploración de los cárteles con títulos como Pablo Escobar: El patrón del mal, El Señor de los Cielos y Narcos, siendo esta última la de mayor alcance al ser producida por Netflix. Ahora el gigante del streaming da un giro a su propia historia, al dejar atrás los paisajes colombianos para adentrarnos en nuestro propio territorio nacional con Narcos: México.

La historia, que se centra en la figura de Miguel Ángel Félix Gallardo, un modesto joven sinaloense que descubriera sus dotes comerciales con la venta ambulante de telas y botones en los ranchos del norte. A los 20 años de edad incursionó en la extinta Policía Judicial Federal, para luego fungir como guardaespaldas de los hijos del gobernador Leopoldo Sánchez Celis. Poco tiempo después entró en el floreciente negocio de las drogas bajo las órdenes de Eduardo Fernández, mejor conocido como “Don Lalo”.

Netflix

Su buena relación con las esferas políticas, policiales y criminales, aunada a su habilidad comercial, su discreto estilo de vida –a diferencia de otros, no portaba grandes alhajas ni disfrutaba de los escándalos– y su desprecio de la violencia injustificada le permitió escalar posiciones y moverse libremente en sus diferentes negocios. Fue en 1979 cuando la Operación Cóndor, orquestada bajo la administración de José López Portillo, le obligó a dejar su tierra natal para establecerse en territorio tapatío, donde formaría el Cártel de Guadalajara con el que dominó el negocio en Sinaloa, Sonora, Chihuahua y Tamaulipas, así como el contrabando hacia los Estados Unidos.

La trama elegida para esta cuarta temporada –primera que lleva "México" en el título– ha estado envuelta en la polémica desde su anuncio oficial en 2017. Primero, al retomar la eterna interrogante suscitada por este tipo de contenidos: ¿es una apología del crimen organizado o una exploración necesaria para comprender el mundo en que vivimos?

Netflix

La duda se torna todavía más dramática para un país que ha pasado sus últimos años sumido en una violenta guerra contra las drogas. A más de una década de distancia, el conflicto acumula más de 250,000 víctimas y serias dudas sobre su legitimidad, eficacia o utilidad real, así como sobre los intereses reales que mueven sus engranes.

Finalmente, el debate se catapultó con la presencia estelar de Diego Luna, un actor que ha sido sumamente crítico con las recientes políticas mexicanas y cuya incorporación al proyecto fue juzgado por algunos como una incoherencia. Sin embargo, Luna asegura que esta clase de proyectos son trascendentales para terminar con la ola de violencia que tanto ha aquejado al país y que el malestar proveniente de las altas esferas así se lo ha demostrado.

Netflix

“Muchos senadores quisieron descalificarme, pero fue un claro oportunismo", señaló el actor en entrevista con la revista Quién. “Lo único que me demostró es que lo que estaba haciendo era correctísimo porque yo estaba incomodando. Además, el cine y las series tratan del conflicto, sin él no hay historia. Y si un conflicto tiene México es que la pinche droga para llegar a Estados Unidos tiene que pasar por aquí”.

 

Realidad con tintes de ficción

Uno de los mayores retos tras la producción de Narcos ha sido mantener la verosimilitud de una historia basada en hechos de conocimiento público, pero que también se interna en la ficción y el thriller. La producción ha complementado un arduo proceso de investigación con entrevistas a los agentes relacionados con los casos, pero ha recurrido a la imaginación para complementar los huecos suscitados por la escasa documentación sobre estos delincuentes y la enorme corrupción alrededor de sus negocios. Irónicamente esto ha generado malestar en los círculos más íntimos de los involucrados, al grado que Sebastián Marroquín, hijo de Pablo Escobar, enlistó casi una treintena de irregularidades: desde aficiones de su padre hasta aparentes conflictos con otros capos.

Nada de esto parece preocupar al productor Eric Newman, quien lo considera un mal necesario para comprender la crisis contemporánea que aqueja al mundo entero. "La complejidad de la relación entre México y Estados Unidos es que ambos continúan patrocinando esta guerra”, aseguró el creativo en una visita promocional a nuestro país. “Y si bien la historia tiene elementos de ficción, tenemos la obligación de relatar la verdad lo más completa posible".

Netflix

Bajo esta premisa, parece solo cuestión de tiempo para que la serie, ahora convertida en antología, explore el ascenso de narcotraficantes contemporáneos como Wei Hseuh-Kang, Rocco Morabito y muy especialmente Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, quien presuntamente es un gran aficionado del show. Netflix no ha confirmado ni descartado ninguna opción, pues todo apunta a que el show mantendrá una evolución natural que, pésele a quien le pese, ahora requiere de una escala obligada en México.

“No puedes contar la historia de 'El Chapo' Guzmán sin presentar a Félix Gallardo, Caro Quintero o Ernesto Fonseca, los capos que modernizaron el narco en la década de 1980, en complicidad con el gobierno mexicano."

Netflix

O como dijera el propio Luna en entrevista con Variety, “la belleza de esta serie es que con suerte detonará la curiosidad de las audiencias para investigar un poco más […]. Necesitamos preocuparnos por lo que está pasando en cada uno de estos países porque cada decisión que tomemos estará conectada a la vida de los otros […]. Respeto cada punto de vista, especialmente en México donde vivimos la violencia provocada por esto. Lo único que no respeto es cuando escucho que no debemos hablar al respecto. Para mí sería algo muy, muy peligroso”.

TRAILER

Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.