Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.

Zoom: una refrescante forma de disfrutar el cine

RESEÑA

Foto por: Nueva Era Films

05/01/2017

La pocas veces vista mezcla de live action y animación nos presenta tres historias que se entrelazan.

Zoom (2015) es una película experimental que mezcla distintas historias, cuyo formato y trama logran convencer y sorprender, por lo menos hasta la segunda mitad. 

Emma (Alison Pill) es una dibujante de cómics que trabaja en una fábrica de muñecas inflables. Su última creación es Edward (Gael García), un atractivo director de cine que está rodando su última película en Río de Janeiro y que cuenta el drama romántico de Michelle, una modelo que se convierte en escritora.

En Zoom se mezcla la historia de la vida de Emma, quien escribe la historia de Edward, quien a su vez hace una película sobre Michelle, quien escribe un libro sobre Emma, la ilustradora de cómics. Además podemos ver una historia de fetiches, drogas y narcotráfico en otra historia un tanto absurda y que a nuestro parecer arruina el feeling de una película que pudo ser muy buena, en fin, Zoom es una verdadera caja de sorpresas.

Este film nos deja un mensaje sobre las inseguridades que tenemos hombres y mujeres acerca de nuestro cuerpo y hasta nuestra forma de ser, que terminan por convertirnos en ajenos a nosotros mismos.

La mezcla de live action y animación corre a cargo de Pedro Morelli con guion de Matt Hansen, quienes logran hacer una película que pudo ser audaz, diferente y única pero a la que desgraciadamente le faltó profundidad en los personajes.