Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.

GHOST IN THE SHELL: El VIGILANTE DEL FUTURO, es un homenaje entretenido

RESEÑA

Foto por: http://ramenparados.com

Tiene sus detalles, pero aún así funciona.

Ghost in the Shell (Kōkaku Kidōtai, 1995) es la película animada que marcó una época. Durante mucho tiempo parecía una cinta intocable, hasta que nos enteramos que se llevaría a cabo su remake, Ghost in the Shell: El vigilante del futuro (Ghost in the Shell: 2017), protagonizado por Scarlett Johansson.

Lo mejor para ver esta película es ir sin ninguna expectativa. Esta cinta opta por el camino de una historia de origen para saber quien es Mayor, el personaje que interpreta Scarlett Johansson y es una androide cuyo cuerpo es mecánico con excepción de su cerebro, que es el de una chica humana. Mayor ha sido asignada por la empresa Hanka a la sección nueve, que se dedica a combatir y detener delitos cibernéticos y de terrorismo. Todo tiene un cambio radical una vez que a este cuerpo policiaco se le asigna el caso del misterioso personaje que ha hackeado y vaciado el cerebro de algunos científicos. Al enfrentarse con el mal,  nuestra heroína descubrirá que hay algo más detrás de los delitos que están siendo perpetrados, algo que tiene que ver con su pasado.

Imagen: http://www.retornoanime.com

Lo primero que hay que entender sobre este remake es que es una adaptación del ánime, no su copia textual. Se han tomado algunas licencias, tanto en la historia como en la creación de personajes para hacer la cinta. Esto seguramente podría sacar de onda a más de un fan de la animación. A pesar de esto los guiños al material original está presentes y son constantes: la escenas enigmáticas acompañadas por el sonido de campanas tubulares, secuencias como en la que Mayor detiene a uno de los criminales o incluso las imágenes del opening del filme del 95. Todo esto se agradece y resulta un tributo interesante.

Imagen: https://dontfeedthegamers.com

La historia fluye y mantiene entretenido al público. La distinción entre una máquina y un ser humano, ese algo que hace humano a alguien, son el núcleo fuerte de la película. El problema es que estas temáticas han sido retomadas y reformuladas una y otra vez por los cineastas de modo casi constante en el cine, por lo que esta nueva versión de Ghost in the Shell no cuenta con algo distinto. Además de esto, hay algunos detalles con la coherencia de esta filme y su final (y lo que sugiere).

Imagen: http://www.rgagamers.com

El uso de CGI es muy llamativo y en general está bien logrado, desafortunadamente no está en sintonía con el concepto visual de Ghost in the Shell, el cual nos muestra escenarios sí futuristas, pero de cierto modo distópicos, que evocan a una mala calidad de vida. En esta versión de 2017 todo se ve muy estilizado y elegantemente diseñado, diametralmente opuesta al mundo lleno de miseria que vemos en la del 95.

Imagen: http://www.cgsociety.org

Scarlett Johansson ha sabido posicionarse en los papeles de la (anti)heroína. Las acrobacias, los tiros y los saltos monumentales son ya parte de su arsenal actoral. Por este lado ella no nos falla. Lo que sí es que dista mucho de meterse de lleno en el papel de Mayor: la actriz parece un manojo de sentimientos en todo momento, a diferencia del personaje del ánime, el cual se siente frío en buena parte de la cinta. Incluso la mirada de la chica parece demasiado expresiva, a diferencia de los ojos abiertos y poco cristalinos de la animación.

Imagen: http://www.youredm.com

Igual si eres súper mega fan de la cinta, mejor evita corajes y no veas la película. Pero si este es tu primer acercamiento a Ghost in the Shell, entonces esta es una buena opción para ver este fin de semana.

Si quieres saber más de esta cinta y su antecesora del 95, te decimos lo que necesitas saber antes de ver Ghost in the Shell.