Este sitio utiliza cookies para ayudarnos a mejorar tu experiencia cada vez que lo visites. Al continuar navegando en él estarás aceptando su uso. Podrás deshabilitarlas accediendo a la configuración de tu navegador.

¿Ben Affleck es tan malo como todos dicen?

NOTA

Foto por: http://www.dailydot.com/

06/01/2017

Pearl Harbor, Daredevil, Gigli, Batman v Superman, ¿cuántos más Affleck, cuántos?

Warner Bros. y DC Cómics han dejado prácticamente en manos de Affleck no sólo la dirección, sino la interpretación de uno de los personajes más queridos de chicos y grandes en el Universo Extendido de DC. Así es, hablamos de Batman. Esta decisión ha sido aplaudida por muchos pero también criticadísima por otros, ya que hay quien considera que el muchacho de la barbilla partida no dará el ancho para ese papel... ni ningún otro en la vida.

Pusimos todos los elementos en la balanza, e hicimos un pequeño ejercicio para saber si Ben Affleck es tan malo como todos dicen, al final de esta nota ustedes decidirán.

Su súperpoder es arruinar sus personajes

Ya entrados en el tema de los superhéroes es inevitable (y casi un referente obligado) mencionar lo que Ben Affleck le hizo a Daredevil (Daredevil, 2003). Lo que pudo ser algo grande como la interpretación del personaje que hace Charlie Cox en la serie producida por Netflix del mismo nombre, en el caso del filme termina siendo una actuación plana, mediocre y más concentrada en sus coqueteos con Elektra que en preservar el orden en Hell’s Kitchen. Va, errar es humano. Sí, los fans casi linchamos a Affleck en leña verde pero la vida siguió, hasta que precisamente se metió con Batman en en Universo Extendido de DC, en Batman v Superman: El origen de la Justicia (Batman v Superman: Dawn of the Justice, 2016), un personaje oscuro, brillante y que casi nunca falla, pero lo que recibimos fue un personaje gris que se la pasa huyendo de los golpes de Doomsday. 


Imagen: http://cached.newslookup.com/

No sólo parece tener una afición por echar a perder los papeles de superhéroe que haga, sino que también lo ha hecho con otros de sus papeles donde debe hacerla de héroe mortal por ejemplo, en su taquillera pero abucheada Pearl Harbor (Pearl Harbor, 2001) o con Armageddon (Armageddon, 1988), ambas películas dirigidas por el polémico Michael Bay. Ok, supongamos que por el trabajo de dirección no podía hacerse mucho, ya que por ejemplo la primer cinta se enfoca más en la pelea entre dos chicos por una muchacha, que en los matices de la Segunda Guerra Mundial o en lo dramático que resulta un ataque sorpresa y suicida por parte de los japoneses; pero las actuaciones de Ben definitivamente no ayudan para nada, pues parece un chiquillo caprichoso y testarudo. 


Imagen: http://www.eonline.com/

Malas decisiones

No basta con que Ben Affleck sea un mal actor, sino que también ha tenido en más de una ocasión un pésimo tino para escoger, por un lado, los proyectos, por otro lado, los directores que los llevan a cabo. Un ejemplo claro de esto es lo que comentábamos en el párrafo pasado, pues aunque Michael Bay hace entretenidas películas palomeras, no podemos esperar historias profundas ni complejas.


Imagen: http://makingelectronicmusic.tumblr.com/

Otro ejemplo de esto es precisamente el trabajo que ha realizado con Zack Snyder en Batman v Superman, el cual se ha considerado como una de las grandes decepciones de las películas basadas en el mundo de los cómics, pues no tienen serios problemas argumentales, situación que aunada a la carencia interpretativa de Affleck dio por resultado algo que nos indignó a muchos. 


Imagen: giphy.com

No vamos a decir que absolutamente todos los directores con quienes ha trabajado son malos. Sólo basta recordar el trabajo que realizó junto con Kevin Smith en Persiguiendo a Amy (Chasing Amy, 1997) o en Una mente indomable (Good Will Hunting, 1997), pieza que trabajó junto con Gus Van Sant, incluso en los proyectos que él ha sacado como director le ha ido bien. Pero eso sí, no podemos negar que más allá de estos casos, tiene una notoria proclividad para elegir tanto malas cintas como malos directores.


Imagen: tumblr.com/

Todo está bien si trabaja detrás de cámaras.

Desapareció una noche (Gone Baby Gone, 2007), Atracción peligrosa (The Town, 2010) y Argo (Argo, 2012) son los tres largometrajes que ha dirigido. Contrario a la mayoría de sus actuaciones, sus películas son consideradas buenas, de tal modo que Affleck se ha posicionado como un buen director dentro de Hollywood. Aunque su próxima Vivir de noche (Live by Night, 2016) no ha causado tanta expectativa, nos queda muy claro después de ver y comparar las películas que hemos mencionado con las que ha hecho, nos queda muy claro que el verdadero lugar de este muchacho es detrás de las cámaras y no frente a ellas.


Imagen: http://vagogifs.blogspot.mx/

En conclusión, ¡te queremos, Ben, te queremos... pero detrás de las cámaras!

Otro actor que ha incursionado como director también es Gael García, de quien te hablamos en Zoom: una refrescante forma de disfrutar el cine.